jueves, 20 de octubre de 2011

OSVALDO SORIANO TOMA EN SOLFA A LA "HISTORIA OFICIAL"

La “Historia Oficial” de Carlos Gardel es tomada en solfa por Osvaldo Soriano, en jugosa nota publicada el 29 de enero de 1995 en “Página 12”.
Y en el Suplemento de “El País" de junio de 1995: “Los funerales del Gardel francés”, pág. 23, Nelson Bayardo reproduce la mencionada nota con el siguiente prefacio:


LA SONRISA DE OSVALDO


El 29 de enero de 1995, la famosa contratapa de “Página 12”, que publica notas de Osvaldo Soriano, el escritor argentino más leído en Uruguay, dio lugar a que el famoso novelista, un gardeliano “cinco estrellas”, escribiera la nota que reproducimos, haciéndome el alto honor de mencionarme (aunque cayendo en claro exceso) y centrándose en el tema de “Gardel uruguayo” que salpica con chispeantes acotaciones políticas referidas fundamentalmente a la eventual devaluación de la moneda argentina en contraste con el peso uruguayo “que podría llegar a emitirse con las imágenes de Artigas y Gardel, cotizándose a cinco dólares por unidad”.
No sólo vale la nota en cuanto a verificar el avance de la tesis uruguaya en Buenos Aires, sino que también nos permite ver que con hombres como Soriano –un hombre que no se ha mareado con las alturas- también nos sentimos un poco más argentinos los uruguayos.


Página 12
Domingo 29 de enero de 1995
IDENTIDAD
Por Osvaldo Soriano




-¿Cómo le va licenciado López? Le agradezco mucho los discos que me mandó, pero la verdad es que los mariachis desentonan y…
-No, se confundió otra vez. Para llamar a México el código es 052, esto es Argentina, 054.
-¿Argentina, dice…? Oiga: ¿es verdad eso que me contaron? ¿Se descubrió que Carlos Gardel era uruguayo?
-Parece que sí, de Tacuarembó
-¡Qué mal empiezan el año ustedes… ¿Cuándo devalúan?
-Cuando se confirme la noticia.
-Qué desgracia, hombre, ¿no era que había nacido en Francia y que tenían el documento de Toulouse?
-
Sí, pero no es el mismo bebé. Charles Romuald Gardès nunca llegó a ser Carlos Gardel.
-¡Mi mujer se muere! Tiene todos los discos, los escucha día y noche, dice que cada vez canta mejor… ¡Qué macana! Con el lío que tienen ustedes con la identidad nacional y esas cosas, ¿qué van a hacer ahora?
-Habrá que acostumbrarse. Igual, en 1920, se hizo ciudadano argentino.
-Oiga, ¿ustedes están seguros de que San Martín era de ahí?
-Bueno, nació en Yapeyú y eso es Corrientes. En total, con guerras y todo, pasó casi diez años acá.
-No sabe cuánto lo siento. ¿Cómo se llama el canalla que aportó las pruebas?
-
Nelson Bayardo. Mire, empezó hace años Erasmo Silva Cabrera y Bayardo puso toda la carne en el asador. El mérito es de él. Ahora el asunto ya está en Todo es Historia y Gerardo Bra saca un libro. Francés no era, eso seguro. Y él siempre dijo que era oriental.
-Cuénteme, eso sí que es para el “Créase o no”. ¿Cabe en cincuenta líneas?
-No, no, la historia es compleja, está llena de agujeros negros. Déme una página.
-Vendo cien mil ejemplares en Uruguay, ¿no?
-Y más también, ¿por qué no le pide la nota al propio Bayardo?
-No, porque usted se comprometió a que si él probaba que Gardel era uruguayo, lo iba a admitir públicamente.
-Todavía no están todas las pruebas, pero los indicios son abrumadores.
El francés Gardès nunca llegó a ser Gardel, parece que se murió antes.
-Y si Gardel no era Gardel, ¿entonces quién era?
-
Hijo de un caudillo de Tacuarembó, el Coronel Carlos Escayola que embarazó a su cuñada menor. Al parecer le entregó el chico a Berthe Gardès que andaba por ahí y ella lo crió.
-Pero, ¿y el testamento? Dejó un testamento manuscrito en el que dice ser Charles Romuald Gardès, de Toulouse, ¿o no?
-Más o menos.
Dice llamarse Carlos Romualdo, en castellano, y escribe Toulouse con ce. En Francia está la partida de nacimiento pero no la de defunción.
-Bueno, en una de esas, como había llegado de muy chiquito no conocía muy bien el idioma francés…
-
En la escuela le habían puesto un diez y es medio raro que no se acordara de cómo se escribía el lugar donde nació. También tenía diez en castellano y sus cartas son un horror. Pone “hasí”, “guelga”, “demaciado”…
-¡Qué amargura se va a agarrar mi mujer!
¿Qué se dice en Buenos Aires?
-Clarín lo dio en la sección jubilados.
-¿Y Menem no lo podrá arreglar? Un decreto de necesidad y urgencia, la Corte Suprema, el Tribunal Arbitral, algo así…
-No creo,
cada vez que daba la nacionalidad, el Zorzal ponía “oriental”.
-¿Nunca dijo ser francés? ¿Ni cuando estuvo en París?
-
No.
-Le doy dos páginas. ¿Hay fotos?
-Dice Bayardo que las mejores son trucadas. Había mucha plata y nacionalismo de por medio.
-Me cuesta creerlo, mire. ¿No estaremos metiéndonos en un lío?
-A ver,
suponga que usted es soltero y no tiene hermanos, pero su madre vive, ¿quién hereda?
-Bueno, la madre supongo.
-¿Y entonces para qué hacer un testamento?
-Caramba, no sé… En Toulouse se van a enojar con la noticia. ¿Usted la certifica?
-Y, mire, en 1933, él dice tener 49 años.
-¿Y?
_Que
según la versión oficial murió dos años más tarde, pero a los 45. Cada vez que se señala que era más viejo se comprueba que no es el mismo nacido en Francia.
-Menos mal que les queda Le Pera.
-Le Pera era brasileño. Todos del Mercosur si agregamos los guitarristas argentinos.
-Qué lío, licenciado; eso conduce a una devaluación, con toda seguridad.
-Por ahora no lo creo. Pero si los taxistas se llegan a enterar de que Gardel era uruguayo en una de esas no hay más remedio.
-¿Le parece que si Caballo devalúa la gente sale y quema todo?
-No, Amelita Fortabat dice que en las villas encontró chicos con vestidos de tres o cuatro mil dólares y que todos tiene zapatillas paquetísimas.
Eso se lo creo, es el milagro argentino que tanto los diferencia de México. Igual, si yo pudiera saber la fecha de devaluación dos días antes, ¿se imagina la plata que le hago ganar a mis lectores?
-Siga de cerca el caso Gardel.
-De acuerdo, ahora voy a llamar a México, que no tuvo mariachis franceses ni uruguayos. Estoy muy enojado con Fuentes y Castañeda.
-Qué le pasa… son de primera, intelectuales serios.
-Sí pero en los libros que acaban de sacar no hay ni una palabra sobre la devaluación… Podrían haber avisado.
-Me parece que está obsesionado con eso.
-Es que con la inflación yo ganaba más plata, licenciado.
-No soy licenciado.
-Verdad, perdóneme, siempre me parece que hablo con López, de México. Le decía que hay mucha plata de por medio y si pudiéramos hacer algo parecido a lo de Gardel… ¿A usted no se le ocurre nada?
-No veo… ¿En qué sentido?
-Qué sé yo… Suponga por un momento que se descubre otro caso de doble identidad…
-Goyeneche era bien porteño, le aviso.
-Quiero decir, si se descubriera que Menem nació en Siria, por ejemplo. Entonces se anula todo y…
-No, mire. Acá lo actuado no lo anula ni el embajador Cheek aunque Menem haya nacido en Afganistán.
-No me malinterprete. Para nosotros lo de Menem es sensacional, tenemos acciones y queremos más. ¿Qué inflación, pero veinte por ciento de un saque y salarios congelados a ningún empresario le viene mal. ¿Qué inflación había en tiempos de Gardel?
-No había. Lo que Carlitos ganaba lo perdía con Lunático.
-¿Ministro de economía?
-No, Lunático era su caballo de carrera, del stud 19 de abril, que corría Leguisamo.
-¿El 19 de abril es fecha patria?
-Una fiesta uruguaya, sí. El desembarco de los Treinta y Tres Orientales. Leguisamo era uruguayo y Maschio, el cuidador, también. Como Razzano. El que armó el rompecabezas fue Nelson Bayardo, aunque le faltan algunas piezas.
-Vea, la verdad es que todo esto me importa un pito. Va a ser mi mujer la que va a sufrir un desmayo. Años hablando del francesito de Buenos Aires, del Zorzal criollo… Oiga, en su lugar yo no regalaría el ídolo, que los uruguayos se arreglen, ya tienen a Julio Sosa.
-
No regalamos nada, sólo que ahora, todos somos un poco más orientales que antes.
¿No sabe si ellos están por devaluar?
-Ni locos. Si se confirma que el Morocho era de Tacuarembó, los billetes de banco del Uruguay van a llevar los dibujos de Artigas y Gardel. Como mínimo el peso oriental pasa a valer cinco dólares la unidad.



COMENTARIO ADICIONAL



Los sostenedores de la falacia del Gardel francés han pretendido desvirtuar el pensameinto de Osvaldo Soriano, mencionando notas escritas por el novelista antes de que éste se informara sobre las investigaciones realizadas por Avlis y Bayardo.
Fieles a su costumbre tergiversadora, en la página Gardel Web, un conocido opinante afirma con total desparpajo: “Sin embargo, lo más grave es aquellos que aparentan avalar su origen uruguayo, porque, le transcribieron declaraciones incompletas o descontextualizadas, alterando el sentido original, con que fueron vertidas”,
cuando es él quien incurre en tan criticable actitud, ya que no solamente pone en duda las frases de Soriano reproducidas por una persona irreprochable como Héctor Olivera, Director cinematográfico de reconocida trayectoria, sino que ESCONDE lo publicado y firmado por Osvaldo Soriano en la nota precedente, en la que Soriano expresa su convencimiento del origen tacuaremboense de Carlos Gardel y pondera la investigación llevada a cabo por Nelson Bayardo.

http://www.gardelweb.com/esteban/soriano.htm
C. GARDEL, OSVALDO SORIANO Y EL REVÉS DE LA TRAMAPor: JUAN CARLOS ESTEBAN, 18 de marzo de 2009


Además en esta nota, el sr. Juan Carlos Esteban, pretende invalidar el valor de una carta escrita y firmada por el Maestro de Caro en la que afirma creer que Gardel era uruguayo, porque en el libro “El tango en mis recuerdos”, editado en 1964, no mencionaba la orientalidad de Gardel. Omite que recién en 1967, con la aparición del libro “Carlos Gardel, El Gran Desconocido”, de Avlis, muchos conocedores del origen del cantor rompieron el silencio, implícitamente impuesto hasta ese momento en Argentina, sobre el fraude gardeliano.
Nunca una omisión puede tener más valor que una carta explícita firmada posteriormente.